Células madre para el hígado

Categoria: Archivo Biotecnología médica Células madre Dosier Medicina regenerativa Patologías
Tag: #células #células de resistencia #hígado #Trasplantes
Condividi:

Qué mejor tema que el de las células madre para empezar el nuevo año: las células totipotentes se han utilizado para tratar enfermedades hepáticas graves. En Brasil, 15 personas fueron elegidas entre las que estaban en lista de espera para un trasplante de hígado y fueron sometidas, de forma voluntaria, a terapia celular. «Estamos todavía en una fase estrictamente experimental», subraya Luiz Guilherme Costa Lyra, hepatólogo que coordina la investigación en el hospital Sao Rafael si Salvador de Bahía, filial del San Raffaele de Milán. «Y hay que tener muy claro que la terapia no está disponible para ningún paciente fuera de los que tenemos en el protocolo, de nada sirve que nadie nos escriba para entrar en el estudio». «Sin embargo», prosigue el investigador, «hay que admitir que los resultados son decididamente interesantes y pretendemos continuar por el camino recorrido». La terapia basada en células madre ya había superado pruebas de seguridad y eficacia en animales y pruebas de seguridad en humanos y hace tres años también comenzaron los ensayos clínicos sobre eficacia en humanos. Los especialistas de Sao Rafael, en Salvador, involucraron en el experimento a un grupo de personas cuya única esperanza era un trasplante de hígado, pero que era poco probable que recibieran el órgano a tiempo dada su posición en la lista de espera. Y la terapia celular ha permitido una mejora significativa en sus condiciones. Las pruebas comenzaron en el año 2000 en animales, donde las células madre lograron tratar problemas hepáticos graves: fibrosis hepática, provocada por infecciones, sustancias tóxicas o abuso de alcohol. El procedimiento consiste en extraer un poco de médula ósea de la cresta ilíaca (la protrusión anterior de la pelvis) con una jeringa, posteriormente trasladar el tejido al laboratorio para su aislamiento y tratamiento de las células, y luego reinfundirlas en el hígado del paciente a través de la arteria hepática, todo en dos horas y media. Los buenos resultados de este experimento, apoyados por experiencias contemporáneas similares de dos grupos de investigación en Japón y Gran Bretaña, convencieron a los investigadores bahianos de dar el "salto" para probar la eficacia (y ya no sólo la seguridad) de la terapia humana. Hay que aclarar que este experimento fue posible en Brasil porque la ley en este estado no exige realizar pruebas en primates antes de pasar a humanos y por lo tanto aún tendrá que pasar algún tiempo antes de que se legalice en Europa. [por mensajeria ]

Publicato: 2009-01-02Da: Bio Blog

Potrebbe interessarti